¿TE AYUDO A COMER MEJOR…?

¡Qué difícil nos resulta comer para alimentarnos sin “ceder” a las numerosas tentaciones que nos “ponen en bandeja” constantemente!

Y es que vivimos en un entorno donde la comida está presente por todas partes: España debe ser el país del mundo donde más restaurantes, bares y tiendas de alimentación hay por metro cuadrado…Amén de que nuestras reuniones o encuentros con colegas, amigos y familiares, se realizan normalmente entorno a una mesa. ¿O me equivoco?

Pero esto no es ningún problema, al contrario, está muy bien: comer es básico y, casi siempre, un verdadero placer. Y si es compartido, pues mejor que mejor.

¿Cuándo surge el problema? Y ¿por qué una psicóloga habla de este tema? Pues porque muchas veces la comida, en vez de ser nuestra aliada, se convierte en nuestra enemiga…..Y empieza “una guerra” a dos bandos: a un lado tú, que quieres controlar lo que comes, ya sea por kilos de más, ya sea por salud, y, al otro lado, esos manjares que te dicen seductoramente “cómeme”. Y, sí, la psicología puede ayudarte, enseñándote buenos hábitos en tu conducta a la hora de comer.

¡¡¡¡HÁBITOS!!!!

O sea, que vas a aprender una forma de comer bien y, más importante aún, vas a incorporar esta forma a tu día a día, de manera que lo vas a llegar a hacer automáticamente. Eso es un hábito.

¿Empezamos?

Vamos con algunas PAUTAS DE CONDUCTA que te ayudarán a llevar una alimentación más correcta. ¡¡¡¡FUNDAMENTAL!!!!: incorpóralas poco a poco, no te olvides que estás cambiando hábitos y sustituir un hábito por otro es una tarea costosa. Así que despacito

  • Usa platos pequeños, utilizando uno para cada comida (primer plato, segundo plato y postre).
  • Deja el cubierto sobre la mesa cuando te hayas metido la comida en la boca. Si estás comiendo un bocadillo, empanada, pizza, etc, cuando ingieras un bocado, deja el resto en el plato hasta que hayas tragado.
  • Decide la cantidad que vas a consumir, por ejemplo de pan, pártelo y guarda el resto.
  • Mastica varias veces la comida, prestando atención a ese momento, notando cómo tienes la boca llena, el sabor de la comida, su textura,…Este es quizás una de las recomendaciones más difíciles, pues no estamos acostumbrados a “solo comer”, es decir, normalmente comemos mientras vemos la televisión, leemos, hablamos, etc, de forma que comemos sin darnos cuenta de que lo estamos hacemos. El masticar varias veces hace también que tardemos más tiempo en comer, esto facilita la sensación de saciedad.
  • ¡¡¡Intenta comer sentado!!!
  • Come sólo de tu plato, sin compartir fuentes o platos comunes, ni “picar” del plato de otro comensal (otra cosa es que pruebes la comida de éste si es diferente a la tuya, no nos vamos a poner estrictos….).
  • Prueba a dejar algo de comida en tu plato y ,todavía más importante, en la fuente o recipiente donde se haya preparado. Por supuesto no lo vas a tirar, puedes guardarlo para otra comida. Está muy rico pero…cuando termines el plato ponlo a fregar inmediatamente para evitar “limpiar” la salsa que ha quedado con pan.
  • Cuando termines de comer, limpia inmediatamente las sobras, deja recogida la mesa, sobre todo de restos de comida (trozos de pan, un vaso medio lleno,…).
  • Es mejor comprar alimentos que tengas que preparar tú. Y sé ¡es complicada esta recomendación! Todos vamos a lo rápido… No obstante piensa que siempre es mejor “tener” que preparar la comida para no tender a comer lo que haya más a mano.

cooking-ingredients-with-avocado-mushrooms-eggs_800

  • Antes de volver a morder, llenar la cuchara, cortar un trozo, etc, traga lo que te hayas metido anteriormente en la boca.
  • Siempre que puedas come con cubierto, por ejemplo, un caldo con cuchara en lugar de beberlo, un trozo de pizza con tenedor y cuchillo en vez de a mordiscos,…
  • Si cuando te hayas terminado tu plato quieres repetir, espera 5 minutos para hacerlo.
  • Empieza a comer por tus alimentos favoritos, dejando los menos atractivos para el final.
  • Tras cada comida en la que hayas conseguido incorporar alguna de las pautas comentadas, piensa en cómo te sientes por haber hecho algo que sabes bueno para ti: debes FELICITARTE.

Como ves son bastantes pautas…¡Mejor! así tienes oportunidad de ir haciendo una u otra, ir probando, “ensayar”, y teniendo claro que es algo bueno para ti, con tranquilidad las vas haciendo tuyas.

Y más información que te va a ayudar a tener una relación idílica con la comida…

  • Vas a poder comer de todo, acuérdate de lo que nos sucede a todos cuando nos prohíben algo: automáticamente lo deseamos de forma imperativa.

cooking-ingredients-with-avocado-mushrooms-eggs_800

  • Ten cuidado con aquellos alimentos con un alto contenido calórico, manejando la cantidad que decides comer o bien sustituyéndolos, en parte al menos, por otros menos calóricos.
  • Es necesario que comas cada 3 ó 4 horas, no dejando intervalos más largos de tiempo sin ingerir ningún alimento. Ya sabes que el organismo aprovecha calóricamente más el alimento si ha transcurrido mucho tiempo desde la última ingesta.
  • Lo anterior no significa que sea adecuado el “picoteo” entre comidas. Si te das cuenta de que picas entre horas, piensa: ¿tengo hambre o ansiedad? ¿O aburrimiento? ¿O presión social,…?
  • No demonices a las LEGUMBRES (es una leyenda su altísimo aporte calórico), el PESCADO, la PASTA, el ARROZ, los HUEVOS, los LÁCTEOS (pueden ser descremados), las VERDURAS y las FRUTAS (no juntes muchas piezas por su alto contenido en azúcar, eso sí).
  • Cuida la sal (siempre yodada), el azúcar (intenta complementarla con la miel), el aceite (de oliva) y el vinagre.
  • Otro cambio saludable que puedes llevar a cabo es no consumir en exceso productos enlatados como berberechos, atún, mejillones, etc pues llevan mucha sal. Esto no significa que los elimines de tu dieta (los alimentos en sí son excelentes), pero sí que su consumo no sea diario.
  • Puedes beber vino, cerveza algún refresco, etc, pero de nuevo la palabra clave es la MODERACIÓN, pues la mayoría contiene las llamadas calorías vacías, ya que no nos sirven a nivel energético pero sí colaboran en el peso. En cualquier caso y siempre con cuidado, el vino y la cerveza son más saludables por ser naturales.

Si seguir con estas recomendaciones te resulta difícil, no terminas de entenderlas o el problema persiste, no lo dudes, escríbeme o llámame. Contar con ayuda profesional siempre va a facilitarte el camino.

¡¡¡BUEN PROVECHO!!!

rosamelgarmoreno@gmail.com

Teléfono: 600409363

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close